lunes, 5 de noviembre de 2007

¿Te gusta mirar?



¿Qué hace la gente cuando cree que nadie la está viendo?
¿Te excita mirar?
¿te gusta que te miren?

Si La ventana indiscreta fue tu película, ésta será tu página web. Seguro. El Proyecto Voyeur, de la cadena norteamericana HBO (sí, la de Los Soprano; y A 2 metros bajo tierra; y Sexo en Nueva York, y Band of Brothers... o sea, lo mejor de lo mejor de la tele), te permite entrar en cinco edificios de apartamentos de Nueva York y contemplar las historias humanas que se desarrollan en su interior. A través de las paredes. Piso por piso, habitación por habitación. E interactuar con ellas, si lo deseas (aunque, yo de ti, no lo haría...)

Para empezar, haz clic aquí; asómate a la ventana y pincha en medio de la noche de Manhattan...

(Visto en Diario de lo diario, la caja de sorpresas de Javier Linares)

12 comentarios:

japa dijo...

¿Incluyen los cleenex en el paquete? Porque la mayoría de los que entran en las páginas donde las cámaras te permiten ver la vida y secretos de (por ejemplo) supuestas universitarias, lo hacen manejando ratón y teclado con la mano izquierda (menos la minoría de zurdos que lo hacen con la derecha)

¿Tan aburrida es la vida de la gente que necesita ver la de los demás para comparar? Aunque no sé cómo hago esta pregunta en un mundo en que Gran Hermano es ya un programa veterano

Lynx dijo...

Japa, no teorice tanto y clique, hombre. Esto no va de fluidos, sino de neuronas
(la vida de la gente es una de las bases de la literatura, por cierto; y del cine; y tal)

Blanca dijo...

La idea es buenísima. ¡La TV e internet se han fusionado! y el resultado es una serie de teleweb muy interesante, interactiva, atractiva y... ¿adictiva? ¿será también adictiva?

Japa, se equivoca si cree que los zurdos cambian de mano. Soy zurda y, como la gran mayoría de zurd@s, manejo el ratón con la derecha, como los diestros. ;)

Maria dijo...

Que gracia me hacen los comentarios como los de Japa, de veras tu no has sido nunca un voyeur? No me lo creo. Aunque si te hace feliz sentirte diferente al resto, pues también está bien.

Anónimo dijo...

pues a mi me recuerda a la 13 rue del percebe pero con movimiento y en niuyor...

japa dijo...

No María, no soy un voyeur, aunque no veo nada malo en que la gente lo sea, sino en que sólo sea eso, que es desgraciadamente hacia donde parece que caminamos. Mi hijo me preguntaba porqué en casa no veíamos fútbol, y le respondí que ver jugar me aburre, que lo divertido es jugar (y es cierto que siempre disfruté mucho dándole a la pelota, pese a ser un absoluto negado para el balón)

Me gusta interactuar con la gente y relacionarme: mirar me parece una actitud inútil, con la de cosas que se pueden hacer (empezando por conversar: una buena conversación es algo enormemente placentero)

Y por cierto, me enorgullezco de poder afirmar que ni mi chica ni yo hemos dedicado ni un minuto de nuestras vidas a ver "GH" o similares. A los que me dicen "no, si es que lo vi mientras zapeaba" yo les respondo que el mando a distancia no suele trabarse, y el zapeo consiste precisamente en cambiar de canal para elegir un programa adecuado. Aún recuerdo con asco el primer año, cuando todo el mundo en el trabajo (curraba en el MinisDef por aquel entonces) comentaba el dichoso programita todas las mañanas: llegué a echar de menos aquellos tiempos felices en que tan sólo hablaban de fútbol.

Y sí, Linx, la vida de la gente es la base de la literatura, el cine… pero requiere que un buen narrador le de vida, ya sea sobre el papel o en el celuloide: sin John Ford, el FarWest sería tan sólo un lugar sucio lleno de gente descerebrada

Maria dijo...

No se Japa, pero decir que la gente va encaminada a ser simplemente mirones, es bastante osadía por tu parte. Por lo menos en el ambiente en el que yo me muevo no es así, quizás tu tengas otras experiencias. Hay mucha gente que no le gusta el fútbol, ni el vomitivo GH. Pero hay otras cosas realmente interesantes en lo que fijarse, mirar..... Te diría bastantes situaciones en la vida en que mirar es un verdadero placer y se aprende muchísimo. Pero como veo que a ti lo de mirar no te va, puesta también esta bien, para gustos los colores.

Tener una buena conversación es otro de los placeres de esta vida, lo mismo que leer un buen libro, ver una buena película etc. etc. Lo único que hay que elegir con quién quieres hablar o que película o libro vale la pena elegir.

También la persona con la que comparto mi vida, (que no es mi chico, puesto que yo no soy dueña de nadie ni es de mi posesión), tiene gustos afines a los mios, pero afortunadamente no todos, porque sería aburridísimo estar siempre de acuerdo en todo.

japa dijo...

Me temo que confundes términos: mirar un cuadro, un paisaje, una calle, un ser vivo (soy un apasionado observador de aves, lo que me lleva a tener que responder todo tipo de preguntas de mi hijo sobre cualquier plumífero que se nos cruce en el camino) una peli… no son actos de voyeurismo. El voyeur se deleita en la contemplación sin riesgo y sin implicación, en el escondite o la cámara que le permite observar como si estuviera por encima de sus víctimas: un voyeur extrae su placer de la supuesta superioridad, del supuesto dominio que ejerce sobre los observados. Nada de eso está presente en el simple placer de la observación, y puede llegar a volverse enfermizo.

Y de hecho se está volviendo enfermizo: la gente cada vez busca meterse más en la intimidad ajena, lo que se ve facilitado por la gente que vive de vender su intimidad y de inventársela al gusto del consumidor. Esos sí, las personas que se dedican a ello rara vez tienen nada que valga la pena observar

Anónimo dijo...

Cliken en el edificio nocturno de ladrillo del Bronx, superdivertido;
y muy bien hecho!!

Maria dijo...

Sabes Japa, es posible que como tu muy subjetivamente dices confundo los términos, o eso, o no has pillado nada de nada lo que también subjetivamente, he dicho en mi comentario. Pero en fin, el cerebro es lo que tiene, que cada uno interpreta las cosas según mejor le conviene.

japa dijo...

Es que si todos nos entendiéramos a la perfección y no discrepáramos en nada, esto de los blogs (y la vida en general) sería un muermazo.

Alberto dijo...

Pues a mí me ha parecido lo que a Blanca una idea extraordinaria de la que, dicho sea de paso, no tenía ni idea. Y en la polémica estoy más con María y con sus argumentos que, por cierto, se entienden muy bien (otra cosa es que no se quiera). Un saludo.