martes, 25 de marzo de 2008

El redescubrimiento de Mulisch

Una colega holandesa me ha regalado El descubrimiento del cielo, de su compatriota Harry Mulisch. Y me atrevo con sus 840 páginas.

Empecé a leer a este autor hace muchos años, a través de una pequeña gran novela, El atentado, ambientada a finales de la Segunda Guerra Mundial en Haarlem, ciudad natal del escritor. Luego cayó en mis manos Sigfrido, un idilio negro, donde este eterno candidato al Nobel de Literatura en neerlandés continuaba buceando en el enigma del nazismo y la fascinación del mal. Con una extraña mezcla de alta cultura, ironía, extravagancia y compasión (él mismo es hijo de madre judía y padre colaboracionista).

Muchos de sus libros ya han sido (muy bien) traducidos al español y publicados por Tusquets. Quienes los han leído dicen que ninguno se parece entre sí y que en todos ellos surgen los demonios morales de nuestro tiempo, la incertidumbre, la dispersión de géneros y estilos, el demoledor sentido del humor, lo inesperado.

* Descubro ahora en la red que también existe una versión cinematográfica (Jeroen Krabbé, 2001)
de la novela, calificada por algunos críticos entusiastas como "literatura total". Habrá que verla.
(Retrato al pastel de H. M. por Tonny Holsbergen)


3 comentarios:

Anónimo dijo...

En serio, Lynx, no sé cómo las 24 horas te pueden cundir tanto.
A mí no.

Saray dijo...

Ignorante de mi ni siquiera había escuchado el nombre de este escritor y es más,creo no haber leído nunca a uno que sea holandés. Me lo apunto para comprarme uno de Tusquets estas Navidades.
Yo te recomiendo a Ivan Klíma aunque debido a mis estudios ahora mismo mi dieta literaria se compone casi exclusivamente de Edward Said. Un saludo.

Lynx dijo...

Gracias por la recomendación, Saray. Yo tampoco conozco a Ivan Klíma...