viernes, 21 de noviembre de 2008

Por qué blogueo


"Desde la aparición de la imprenta, los escritores han soñado con un modo de publicarse a sí mismos y alcanzar –instantáneamente– a cualquier lector sobre la tierra. Cada escritor profesional ha pagado sus derechos de peaje esperando la aprobación de un editor, o sufriendo la incompetencia del editor, o siendo reducido a polvo literario por una legión de revisores de datos y correctores. Si a todo ello añades el tiempo que un escritor tenía que emplear antaño en buscar una editorial, impresionar a los editores, adular a los propietarios de la compañía y revisar las galeradas, encontrarás toda una vida enterrada en esos intersticios. Ahora, con un click en el botón de Publicar, todos estos problemas se evaporan..."
Frente a las voces hipercool que anuncian el fin de "la moda de los blogs" (
"Twitter, Flickr, Facebook Make Blogs Look So 2004"), la vehemencia polígrafa y apasionada de Andrew Sullivan en este emocionado ensayo publicado en la revista The Atlantic. En el blog cubano Penúltimos días tenemos una excelente traducción de Juan Carlos Castillón, aquí >>

"Por qué blogueo", "Why I Blog". Donde se habla de Platon, Pascal, Montaigne y Die Fackel. También del posmodernismo, el paso del tiempo, la superficialidad y la nueva edad de Oro del periodismo. Es largo. Y vale la pena.


4 comentarios:

José Antonio Peñas dijo...

No creo que el blog desaparezca, porque es una herramienta útil. Sí es bien cierto que el 90% de los blogs existentes (y seguramente me quedaré corto) se han creado al rebufo de la ola, por puro mimetismo social: "los blogs están de moda, luego yo voy a hacer un blog y cuando intente ligar podré decir hola, soy Luis, pero puede que em conozcas más como Xenon, del blog MiTamagochiyYo, que casi tiene cuatro visitas semanales"

Con el tiempo la mayor parte de esos blogs desaparecerán por puro aburrimiento, o porque los autores se apuntarán a la siguiente ola, sea cual sea, con tal de que sea sencilla de gestionar y no requiera demasiado esfuerzo intelectual. Pero eso no es más que el "ruido". Quedarán las bitácoras que sí tienen algo que decir, las que por azar se hayan convertido en un punto de encuentro, y un pequeño porcentaje de blogs-basura perpetrados por ese tipo de gente a la que le encanta escucharse a sí mismos y no les preocupa que nide más atienda.

Es más o menos lo que ha pasado con los foros. Poco a poco han ido reduciendo su volumen, a medida que los blogs ocupaban su espacio: en cierto modo un blog pobretón, de esos que sólo visita la madre del autor, es un foro de un sólo miembro y su madre, y los multitudinarios son a su vez una especie de foro dirigido.

¿Qué será lo siguiente? Las últimas apuestas tendieron a la creación de espacios virtuales de encuentro de avatares, en la línea de SecondLife, pero de momento no aprecen haber logrado la masa crítica de usuarios necesaria para expandirse.

Yo espero impaciente el momento en que nos conectaremos fisicamente como los personajes de Gibson y podremos por fin cabalgar de verdad por la red, quemar cromo y abrirnos paso por entre el hielo negro. Mi avatar será un poderoso guerrero maorí que irá por el ciberespacio troceando a sus enemigos hasta reducirlos a una masa informe de bits, y podré decir eso de "caminaré sin miedo por el Valle de las Sombras, porque yo soy el mayor hijo de puta del valle" (un poco como Bart Simpson en aquel episodio en que todo Springfield se conectava en un universo virtual del tipo Dungeons).

Mientras tanto sigo siendo sólo un ciberespectador lleno de curiosidad.

Lynx dijo...

Qué gran blog nos estamos perdiendo, Japa!

José Antonio Peñas dijo...

Me temo que no, yo entraría en la categoría "gente a la que le encanta escucharse a sí mismos"

SKA dijo...

Pasate por mi blog para buscar tu premio. Felicitaciones para uno de mis blogs preferidos!!!!

http://elnegroentanga.blogspot.com/