domingo, 15 de marzo de 2009

"Catalunya como mentira"


Por indicación del
meu amic Xavier, descubro el blog de Manuel Trallero, ex de La Vanguardia desde hace ya un año. Ahora va por libre. En su propias palabras, éste será su perfil personal, escrito en tercera persona:
"Tuvo la ocurrencia de nacer en Barcelona, pero para evitar molestias a los demás, ya vino autodeterminado a este mundo. No le pasó nada más reseñable –ni siquiera fue del PSUC- hasta que trató de introducirle un lapicero, por sálva sea la parte, a la hija de la portera quien no entendió el carácter científico del experimento. Daniel, el hijo de Manolo Vázquez Montalbán, considera que no ha madurado y que todavía está en plena adolescencia. Tal idea es un antiarrugas magnífico. Escribió en La Vanguardia desde hace casi veinte años. El 13 de julio del 2008 salió por su propio pie. No se registraron daños colaterales. Cree en el periodismo porque peor sería tener que trabajar, porque es una forma elevada de hacer el gamberro y porque al fin y al cabo es como el sexo oral: al principio de practicarlo da asco, después lo encuentras pasable y final te gusta. Ningún periodista le considera un colega suyo. Ha renunciado ante notario a recibir el Premi Ciutat de Barcelona... si se diera el caso. Su epitafio favorito es “Aquí yace uno que hizo lo que pudo…y no fue demasiado”.
Y éste, para que se hagan una idea, uno de sus últimos posts publicados:

Catalunya como mentira

costabrava

La imperiosa necesidad de construir un imaginario, de creernos que las cosas son como deberían ser y no como en realidad son, nos llevan a los catalanes al ridículo más espantoso, al borde mismo de la vergüenza y el bochorno. La idea de Catalunya es precisamente eso, una idea y no una realidad —compleja, problemática, como suelen serlo todas las realidades sociales— que nos ha llevado directamente a la ensoñación, a la fabulación y por tanto a la mentira.
En el anteproyecto del actual Estatut se llegó a afirmar que Catalunya configuraba un paisaje. Semejante perogrullada fue oportunamente extraída del texto pero hay quienes continúan creyéndola a pies juntillas, quien están dispuestos a convertir a Catalunya en un parque temático, al menos virtual, a base de fotomontajes, es decir a base de trampas. La última aparece hoy en la portada de La Vanguardia y demuestra como una foto de una playa de Perth en Australia es convertida gracias al Patronat de Turisme para el Fórum Gastronòmic Girona 09, nada más y nada menos que en una playa de la Costa Brava. Han aparecido otras falsas imágenes, que demuestras bien a las claras la imperiosa necesidad que, por lo visto, tienen algunos de vivir en un país de mentirijillas, sin asomarse para nada a la realidad. No fuera o fuese caso. El susodicho Patronato de Turisme de Girona ya convirtió una playa de las Bahamas en litoral gironí y usó la imagen una isla remota del Norte del Canadá para referirse al Pirineo de Girona.
Jugar a inventarse un país. Divertido ¿no?

1 comentario:

paulmarcinkus dijo...

A ver, a ver... No digo que no tenga razón el autor, pero tal vez ha elegido mal el ejemplo. Esta foto no sirve para inventarse ningún país ni nada, es simplemente una chapuza. Alguien para ahorrarse los euros que costaría encargársela a un fotógrafo profesional, la compró en una agencia y luego la pasó por el photoshop. Y ya está. Una chapuza tremenda, pero chapuza al fin y al cabo. Al que la pergeñó se la traía al pairo inventarse ningún país y no seguía ninguna doctrina nacionalista. Simplemente quería ahorrarse por la vía cutre unos euros esperando que nadie se diera cuenta de ello...

¿Eso es inventarse un país? Tan graciosa es la obsesión nacionalista como la antinacionalista. ¿Qué estaríamos diciendo si eso mismo hubiera pasado en Extremadura? Pues eso, una simple, llana, cutre, reveladora y -admitámoslo- graciosa chapuza.