lunes, 23 de abril de 2007

"Nulla dies sine linea..."

San Jorge, Sant Jordi. Día del Libro. Libros de regalo.

* Para una buena amiga que últimamente sueña que se ha vuelto millonaria, un libro divertido: Historia natural de los ricos. El naturalista Richard Conniff, colaborador de las revistas Smithsonian y National Geographic, logra demostrar en una cautivadora indagación que los individuos de esta especie social, única y exótica, son unos animales completamente distintos al resto de los mortales. Sin condescendencia (para leer un fragmento, pulse aquí).

* Para una adolescente que está preparando la Selectividad y no anda muy sobrada de tiempo, un pequeño libro de relatos breves, sólo 78 páginas: La analfabeta, de Agota Kristof, la escritora húngara que a los 30 años de su huida a Suiza empezó a escribir en francés y consiguió publicar una novela grande, descarnada y conmovedora, "El Gran Cuaderno".

* Para los que todavía creen que ciertos libros pueden ayudar a mejorar el mundo, para quienes piensan que la ciencia es simplemente "otra religión", para los valientes "sin miedo y sin esperanza": El espejismo de Dios, de Richard Dawkins, unas páginas "elegantes, compasivas y verdaderas como el hielo y el fuego."

3 comentarios:

Anatoli dijo...

Mi recomendación de Sant Jordi:

"La ronda del pirata", de James L. Nelson (Ediciones B). Es la tercera entrega de una serie dedicada a un "pirata a su pesar", un antiguo corsario que intenta rehacer su vida en las colonias americanas dedicándose a plantar tabaco, pero siempre acaba volviendo a lo que mejor sabe hacer. En esta última novela transita las rutas de Madagascar y el Índico. La serie me ha reconciliado con la literatura de aventuras y con los anhelos juveniles, supongo.

Lynx dijo...

gracias Anatoli, le echaré unos ojos!

Silkskin dijo...

Para los que vivimos enganchados a este genial invento de la BB, recomiendo la novela ¿Quién se ha llevado mi BlackBerry?, editada por Salamandra. La forma de narración es la transcripción de los e-mails del protagonista, lo que en sí ya es una novedad.

Gracias Lynx.