miércoles, 30 de mayo de 2007

Latido binaural, colocón virtual

Lo que faltaba: tras el sexo virtual y el rocanrol pirateado, ya es posible colocarse online. I-Doser ofrece, por un módico precio, dosis de ondas cerebrales binaurales "para cualquier estado de ánimo imaginable".

El negociete para incautos se ha montado a partir de un banco de sonidos con una cantidad predeterminada de archivos mp3 que hay que escuchar con auriculares (y preferiblemente los ojos cerrados). Recreaciones auditivas de los efectos de todo tipo de sustancias: ondas delta, para cannabis y similares; theta, para peyote; alfa: opiáceos y derivados; beta: perico y asimilados...
¡Incluso gintonics y cubatas! Desde 3 euros la dosis mínima hasta los 19 de un CD recopilatorio variado que permite ponerse con cualquier cosa, sin riesgo, en cualquier momento y lugar.

La base científica del asunto es muy discutible, según Enric Munar
profesor de la Facultad de Psicología de la Universidad de las Islas Baleares y uno de los mayores expertos de España en percepción– en conversación con Virginia Ródenas. Quizás la exposición a ciertos sonidos tenga un efecto relajante o calme la ansiedad; pero eso también pasa con Bach y Albinoni.

No se pierdan el comentario de un pardillo que ha tomado "mescalina sonora", en uno de los foros de reclamaciones que abundan en la red: "¿Y no lo podrían mezclar con un poco de música? Así solo, la verdad, es como si estuviera escuchando una lavadora..."

4 comentarios:

japa dijo...

Como siempre la capacidad de la industria para buscar el modo de crarle a la gente nuevas necesidades parece inagotable. Pronto veremos cómo nos ofrecen grabaciones de ondas de famosos: "siénta el colocón de ser Madonna en pleno Shopping", "Una resaca de Keith Richards, con todos sus detalles"…

El número de incautos decididos a separarse de su dinero es asombroso

Blanca dijo...

La referencia a la lavadora me ha hecho mucha gracia :)

No sé si ello tiene que ver con los latidos binaurales o lo que sea, pero el hecho es que para dormir a un bebé de pocos meses no hay como dejarlo en su cunita, bien cerca de una lavadora o un lavaplatos en marcha. En menos de un minuto quedará profundamente dormido. El método es infalible, doy fe. :)

Anónimo dijo...

Como en el camelleo clásico: te regalan la primera dosis... y luego a sacarte la pasta!

Vince dijo...

Mire, Lynx, qué quiere que le diga, donde estén los métodos tradicionales... ¿Alguien tiene papel?

Japa, eso de vivir una resaca de Keith Richards con todos sus detalles suena peor que un fin de semana entero viendo Cine de Barrio.