domingo, 8 de octubre de 2006

Lidice arrasado (ahora por la publicidad)


Lidice es una aldea de la República checa, a unos 100 km de Praga. En la primavera de 1942 fue completamente arrasada por los nazis, en represalia por el atentado partisano que acabó con Reinhard Heydrich, siniestro número dos del maligno Himmler. Previamente, 340 de sus habitantes –todos los varones mayores de 15 años– fueron fusilados en la plaza del pueblo por varías compañías de las SS. A las mujeres y los niños los enviaron al campo de Chelmno para su exterminio.

Estos días vuelve a estar de actualidad, a causa de un simulacro de falso videojuego online que reproduce aquel suceso infame. La cosa no pasaría de gamberrada perversa si no fuera porque "TOTAL burn-out of Lidice" ha sido concebido y creado por la agencia de publicidad McCann Erickson... por encargo de los patronos y conservadores del Museo Memorial que conmemora la tragedia!

¿Vale todo en publicidad?

Aunque los responsables del Monumento –cuya web ha pasado de recibir 200 visitas diarias a más de 4.000– estaban sorprendentemente encantados con la idea, han tenido que descolgar el "juego" ante las protestas llegadas de todo el mundo (incluida la del alcalde del pueblo, uno de los pocos niños que sobrevivieron a la carnicería). Ha dicho Vaclav Zelenka, sin levantar mucho la voz: "Perdí a mi padre, a dos tíos, a una prima de 6 años y un primo de 13. Mi madre pasó por dos campos de concentración, mi abuela pereció en Auschwitz... ¿Cómo creen que debo sentirme con esta historia?"

9 comentarios:

Anónimo dijo...

ya era hora de volverse a encontrar con algo interesante colgado por aquí

Anónimo dijo...

Me recuerda al "Complejo de ocio y turismo" que el ayuntamiento socialista de Casas Viejas/Benalup quería construir hace un par de años en el pueblo gaditano de trsiet memoria, con una especie de parque temático sobre la matanza de anarquistas de 1933 por parte del gobierno de Azaña.

(no se cómo acabo esa iniciativa disparatada, alguien tiene información?)

japa dijo...

Ya me estoy imaginando el próximo videojuego ambientado en auschwitz: 10 puntos si le quitas la comida a otro preso, 20 si te escapas de la cola de las duchas, con 60 puntos tienes derecho a un cigarrillo y con diez cigarrillos te ascienden a kapo y pasas al siguiente nivel.

Beriberi dijo...

Creo que este tipo de publicidad ofensiva para muchos es un síntoma, por un lado, de falta de creatividad, aunque parezca todo lo contrario; y, por otro, una trangresión de la ética profesional. El todo vale, no vale. Aunque parece que para los publicitarios parece que sí. Se me ocurren mil y un spots trasgresores, mordaces y crueles. Estoy abierto a ofertas, señores de McCann Erickson u otra agencia en "crisis imaginativa". Soy barato.

Lynx dijo...

le temo beriberi: cuéntenos sólo una, por favor...

beriberi dijo...

Por ejemplo, uno sobre el 11-M. El jugador tiene que esconder todas las pruebas posibles de una masacre en varios trenes de cercanías, para ocultar la verdadera identidad de los autores...
Otro, más atractivo, podría ser un encuentro de fútbol femenino entre la selección Catalana y la Española: el jugador elige equipo y cada vez que se mete un gol, una de las chicas del equipo perdedor se quita la camiseta. Si hay goleada, pueden desprenderse de otras prendas. El juego se complica porque desde las gradas se lanzan granadas contra el campo. Por cada jugadura eliminada, se gana una chapela. Y con cinco chapelas, un desnudo integral. Habría una versión Sub21 para pedófilos.

Lynx dijo...

Retiro mi petición, lo siento: mejor guardeselas, beriberi

Cruz dijo...

Si a la agencia de publicidad se le ocurrió tal salvajada es porque saben que el sector de los vídeojuegos cuenta con una amplia parroquia de descerebrados y de depravados a los que les encantará. La agencia en cuestión debería ser demandada y condenada a pagar cuantiosas indemnizaciones por daños morales a los supervivientes de la masacre. ¿Qué será lo próximo? ¿Un "excitante" vídeojuego sobre el genocidio camboyano de Pol Pot y los Jemeres Rojos? Al tiempo...
Este mundo, a veces (demasiadas, últimamente), da verdadero asco.

Beriberi dijo...

Usted me provocó... Además, veo que me ha salido competencia. ¡Qué cruz!