lunes, 23 de octubre de 2006

Orwell periodista

Con 33 años viajó solo a España para combatir a favor de la República. Enrolado en las milicias revolucionarias y antiestalinistas del POUM, cayó herido de gravedad en el frente de Aragón (Sierra de Alcubierre, Huesca). Convaleciente en Barcelona, fue testigo –y superviviente– de los sucesos de mayo de 1937 y de la posterior represión soviética contra anarquistas y trotskistas. En Homenaje a Cataluña, buen reportaje impresionista sobre nuestra guerra civil, narra en primera persona el inicio de su gran decepción y el origen de su anticomunismo vitalicio.

De convicciones profundas y personalismo tenaz, idealista y honrado, George Orwell combinó, en su vida y en sus obras, la desmesura y el sentido común a partes iguales. Más conocido por las versiones cinematográficas de 1984 y Rebelión en la granja –alegatos antitotalitarios que nunca gustaron a la izquierda– los heterodoxos editores de Global Rhythm publican ahora sus Artículos y reseñas en The Observer entre 1942 y 1949, una época convulsa de la historia europea en la que él lo tuvo siempre bastante claro.
Cien crónicas y artículos: análisis político (31) y crítica literaria (69) en estado puro y en "tiempo real". A prueba de optimistas.

6 comentarios:

Vince dijo...

Lynx, lo siento, pero las versiones cinematográficas de Orwell están más perdidas que los de la isla... la única un pocoreciente es la versión de 1984 producida ese mismo año, con Richard Burton y John Hurt y que, de todos modos, lleva bastante tiempo en el limbo: ni por la tele, ni en DVD...

Así que ¿No sería más adecuado afirmar que se le conoce por estas dos novelas más que por sus adaptaciones cinematográficas? Que la gente no tiene tanto miedo a leer... ni siquiera mis amigos de izquierdas que tienen esas novelas en su casa y, oiga, a pesar de lo que siga usted, no les escuece.

Lynx dijo...

No me importa rectificar, amigo Vince: a la gente "le suena" Orwell por las obras mencionadas (incluidas las versiones en dibujos animados, comics y publicidad) y, sobre todo, por el rollo televisivo del Gran Hermano. Insisto: sólo le suena.

(ah, y dudo que sus amigos las hayan leído: entonces ya no serían de izquierdas ;-)

Oldsmobile dijo...

Orwell merecería la pena incluso sólo por ese maravilloso librito que es "La rebelión en la granja": «todos somos iguales, pero algunos somos más iguales que otros». Seguramente era más que una crítica al sistema soviético. Era un ejercicio de anticipación y futurismo también sobre lo que conoció de España. Esa frase resume perfectamente nuestro actual y muy democrático "Estado de las Autonomías", que, naturalmente, los que somos demócratas nunca criticaríamos, claro, eso sólo lo hace la derecha extrema que no entiende cosas como la "pluralidad", la "diversidad", la "asimetría", el Estatut...

Anónimo dijo...

Mi querido Lynx: casualmente ayer empecé a leer " Curious Pursuits,Occasional Writings", de Margaret Atwood, y vi uno titulado "George Orwell:Some Personal Connections".
¿Se lo puedo recomendar?.
Está editado en Virago.
Porque supongo que los libros mencionados y sus Colected Essays (Secker and Warburg, london), ya los habrá leido también.
Y por supuesto, siempre leer. Las pelis son otra cosa.
Y se puede leer a Orwell y seguir siendo de izquierdas... o no.
Yo creo que se puede seguir, si uno ya lo era antes.
Otra cosa es descubrirse.

Lynx dijo...

Gracias por la recomendación, anónimo; buscaré encantado esa pieza de la Atwood.

Respecto a la coda de su comentario... lo dejamos para otro día ;-)

Anónimo dijo...

je, je