jueves, 26 de octubre de 2006

Vida social



Esta semana trabajo por las noches. Hoy me toca cubrir una cena importante de gente notable. Círculo de confianza, petit comité, una especie de acto cívico-político de hermandad hispano-alemana (o así).
La protagonista es Liz Mohn, dueña, literalmente, de Bertelsmann y, probablemente, la mujer más poderosa del mundo al frente de un grupo de comunicación.
La velada no es muy divertida, ciertamente; pero sí interesante. Como estoy haciendo fotos y no entiendo alemán, no me entero mucho de los discursos; tampoco estoy muy seguro pero creo que, al final, a Elizabeth –musicóloga, amiga de la Merkel, capitana de empresas, mallorquina a tiempo parcial– no le queda más remedio que pagar la cuenta.

6 comentarios:

Sor Dida dijo...

Aquí en el convento, últimamemnete estamos impresionadas con su intensa vida social, sobre todo Sor Iasis, que lleva más de veinticinco años de clausura. La vida intramuros es terriblemente monótona... y mística. No me imagino lo que costaría la cena, pero a buen seguro podríamos haber arreglado el campanario. ¿Usted cree que la señora Mohn nos haría un donativo, antes de que sus dineros se difuminen en la Red? Sr. Lynx, tenga cuidado en esos ambientes, que son frecuentados por el diablo, disfrazado.

Reinhard M. dijo...

Lince, no te pases ni un pelo!

Anatoli dijo...

Aunque no tenga nada que ver con el tema de hoy en este blog, no me resisto a felicitarme porque Ciutadans de Catalunya por fin aparezca mencionado por su nombre en una encuesta importante: Hoy en la portada de La Vanguardia aparece CdC con un 2,3% de intención de voto. ¡Aún hay esperanzas!

Lynx dijo...

Gracias, Anatoli: es el mejor off topic que se ha publicado en este blog!

El pajaro carpintero dijo...

Qué quiere que le diga, la señora me suena a antitraspirante...

beriberi dijo...

Esperemos que no se quede en intenciones.